spot_img
spot_img

El caótico final de la administración Trump

Fecha:

Muchos pensaron que terminaría mal. Pero nadie, ni siquiera el más atrevido, llegó a imaginar que el ocaso de la presidencia de Donald Trump acabaría convertido en quizá el capítulo más oscuro de la democracia estadounidense.

Este miércoles, el mundo presenció horrorizado como una turba de sus simpatizantes, envalentonada por la retórica incendiaria del mandatario solo minutos antes, se tomó a la fuerza el Capitolio para tratar de impedir que los legisladores certificaran el triunfo del demócrata Joe Biden en las pasadas elecciones.

Fueron más de cuatro horas de caos y anarquía que dejaron cinco muertos y al país sumido en una crisis política con pocos antecedentes. Un evento que fue descrito, tanto por demócratas como republicanos, como un acto de terrorismo doméstico que rayó en la insurrección.

Y no es para menos. La turba, compuesta en gran parte por grupos de extrema derecha, destruyeron puertas y ventanas, golpearon a policías, se metieron en las oficinas de congresistas para robar documentos y computadores, profanaron monumentos y hasta intentaron reemplazar la bandera estadounidense que ondea en el Capitolio con una de ‘Trump 2020’.

Los legisladores, que temían por sus vidas, tuvieron que armar barricadas para protegerse mientras se evacuaba al vicepresidente Mike Pence, que también estaba en el recinto y era buscado por trumpistas que querían hacerlo “pagar” por oponerse a los afiebrados designios de su líder.

Según Trump, el vicepresidente debía rechazar la certificación de Biden, declararlo a él como ganador y darle las llaves de la Casa Blanca por cuatro años más.
Lo más grave, si es que eso es posible, es que aún con el Congreso bajo sitio y en riesgo la vida de cientos de personas, el presidente (según las propias fuentes de la Casa Blanca) se negó a autorizar el envío de refuerzos.

Le puede interesar: ¿Qué tan probable es que se dé una destitución exprés de Trump?

Antes, dijeron, parecía disfrutar las imágenes y solo comenzó a cambiar de opinión bajo la amenaza de funcionarios y militares. De hecho, ya se sabe que quien dio la orden de recuperar el Capitolio fue Pence y no Trump.

En sus primeras declaraciones, cuando la situación todavía era crítica, el presidente justificó las acciones de sus simpatizantes y los llamó “patriotas”. Un término que también utilizó su hija Ivanka para describir a los revoltosos que estaban intentando dar un golpe de Estado.

Pocos minutos después, les pidió retirarse del Capitolio de manera pacífica, pero no sin antes decir que los “amaba” y que eran “gente muy especial”.
Aunque esas declaraciones luego fueron retiradas de sus redes sociales y del portal de la Casa Blanca, probablemente fueron las que terminaron de sellar su suerte.

Trump, de alguna manera, ya estaba en la cuerda floja tras la escandalosa llamada del fin de semana pasado, cuando le pidió al secretario de Estado de Georgia que cometiera fraude para declararlo ganador pese a que su derrota ya había sido más que corroborada, y su capital político diezmado tras la debacle que sufrieron los republicanos el martes en este mismo estado, donde perdieron el control del Senado en buena parte gracias a su errática conducta.

INFORMACIÓN: EL TIEMPO

Compartir:

"VERIFICACIÓN VEHICULAR"

Popular

Últimas Noticias
Faro Digital

Alertan sobre daños por el uso constante de lámparas UV para uñas

Una investigación de la Universidad de California en San...

Dan último adiós a voluntarios británicos muertos en Ucrania

Amigos y voluntarios se congregaron el domingo en la...

Gerard Piqué es abucheado en los Premios Esland 2023

Gerard Piqué se hizo presente en los Premios Esland...

Se acerca cometa verde por primera vez en 50 mil años

La bola de nieve sucia nos visitó por última...